María Teresa Campos tenía previsto pasar su 75 cumpleaños trabajando, ya que este año su aniversario caía en sábado. Pero la inoportuna vesícula y sus piedrecitas le obligaron a cambiar de planes. Convaleciente de la intervención quirúrgica a la que tuvo que someterse el pasado lunes, María Teresa fue sustituida por su hija Terelu Campos en la presentación de '¡Qué tiempo tan feliz!'.

Artículo relacionado

Claro que, como dice el refrán, si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Y dicho y hecho. El programa decidió plantarse en casa de María Teresa, enviarle una tarta vía Edmundo Arrocet, y felicitarle como está mandado su 75 cumpleaños.

¿Cómo fue esa conexión en directo desde la casa? Te lo contamos.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado