Lydia Lozano ha reaparecido en televisión después de romperse ayer el cúbito y el radio. La colaboradora sufrió un percance doméstico que terminó con su brazo escayolado. “Lo que ella nos cuenta es que estaba de pie, se estaba poniendo la bota y ha perdido el equilibrio y se ha caído”, contaron el viernes desde ‘Sálvame’. Pero la vida sigue y ella no piensa quedarse en casa. Lydia ha acudido hoy a la peluquería y desde allí ha hecho una conexión en directo con ‘Socialité’. Desde el salón de belleza, la colaboradora ha dado la última hora sobre su estado de salud y ha asegurado que está “súper dolorida”.

Artículo recomendado

Lydia Lozano, tras Belén Esteban, sufre un accidente y acaba con el brazo roto

Lydia Lozano, tras Belén Esteban, sufre un accidente y acaba con el brazo roto

Durante esta conexión que ha hecho con Nuria Marín se ha podido ver la escayola que le han puesto para curar su fractura. Algo que tal y como la propia Lydia Lozano ha contado, “tengo que llevar 40 días”. Pero lo que está claro conociéndola es que esto no le va a parar. Ella misma ha dicho divertida que “yo ya tenía una raíz que era el Canal de Suez y prefiero dolor con mecha bonita que dolor con canas”. Unas palabras con las que ha contado que su escayola no le ha hecho dudar a la hora de ir o no a la peluquería, donde también se ha hecho las uñas. ¿Pero cuándo regresará a ‘Sálvame’? A esto también ha contestado. Lydia Lozano ha asegurado que no piensa quedarse en casa: “Claro que iré a trabajar”.

Lydia Lozano

Lydia Lozano en la peluquería.

Telecinco

Con esta respuesta, Lydia Lozano ha dejado clarísimo que en los próximos días volverá al plató de ‘Sálvame’ aunque tenga que acudir con escayola. Lydia ha recordado que “¿cuánta gente va con escayola a trabajar? Ya he ido en camilla, cuando Valldeperas me rompió la costilla... me he roto de todo en este programa…”. Y es cierto que la colaboradora no ha faltado a su trabajo ni cuando ha sufrido lesiones como la de ahora. Así que no piensa dejar que una lesión como esta le frene y va a seguir dando guerra desde su silla de plató. Un plató desde el que ayer sus compañeros le mandaron un mensaje de ánimo y apoyo al enterarse de lo que había sucedido.