Laura Matamoros vivió el pasado lunes uno de los momentos más especiales de su vida. La hija de Kiko Matamoros dio a luz a Benjamín, su segundo hijo en común con Benji Aparicio. Desde entonces se ha mostrado emocionada con todo lo que está sucediendo a su alrededor. Lo bien que fue el parto, los momentos en los que familiares como Kiko, Diego Matamoros o su hijo Matías han conocido al recién nacido o su llegada a casa han sido algunos de los instantes que ha compartido con sus seguidores en redes sociales.La ‘influencer’ ha confesado que está encantada con el nacimiento de su segundo hijo, pero ahora también tiene que enfrentarse al postparto. Una etapa que se está tomando con naturalidad, tal y como ha demostrado con la última imagen que acaba de publicar en Instagram, en la que ha enseñado cómo está su barriga.

Artículo recomendado

Laura Matamoros abandona el hospital con su hijo Benjamín en brazos

Laura Matamoros abandona el hospital con su hijo Benjamín en brazos

Laura Matamoros ha hecho gala de su naturalidad y ha posado frente al espejo de su cuarto de baño para mostrar cómo va su recuperación tras el parto. La hija de Kiko Matamoros ha querido compartir con sus seguidores la evolución de su cuerpo tan solo tres días después de dar a luz a su hijo Benjamín. Y obviamente, todavía se le nota bastante la barriga. Laura se lo está tomando con filosofía y junto a la foto ha escrito “no tengo nada y lo tengo todo”. Una forma de dar visibilidad a cómo queda el cuerpo de la mujer tras dar a luz y el proceso de recuperación que hay por delante tras un parto.

Laura Matamoros

Laura Matamoros muestra su barriga tras el parto.

Instagram @_lmflores

Por lo menos, Laura Matamoros cuenta esta vez con la ventaja de saber lo que es este proceso porque ya es la segunda vez que lo pasa. Además, la ‘influencer’ ha contado estos días cómo el parto de su hijo Benjamín fue mejor que el de Matías, su primogénito. Esto unido a que en este embarazo ha engordado menos que en el primero, hacen que la hija de Kiko Matamoros lo esté afrontando todo con muy buena actitud.