Laura Matamoros está intentando pasar lo mejor posible la cuarentena por la crisis del coronavirus. La hija de Kiko Matamoros se mantiene muy activa: hace deporte, ve series y películas, llena de contenido sus redes sociales y se adentra en la cocina para elaborar algunas recetas. La última que ha realizado ha sido un arroz con leche con muy buena pinta. Se trata de un postre muy especial para ella, ya que lo ha elaborado con la receta estrella de su madre.

Artículo relacionado

Preparar el suculento plato ha removido por dentro a Laura Matamoros, que echa de menos a su madre, Marián Flores. Cocinar su receta de arroz con leche ha sido algo muy especial para la joven, ya que esa actividad le ha conectado con ella. “Gracias mamá por la receta más rica del mundo. Así es como estar contigo, pero a lo lejos”, ha escrito Laura Matamoros en sus Stories de Instagram junto a una foto del arroz con leche. Y es que la joven echa mucho de menos a su madre, a quien estos días de cuarentena por la crisis del coronavirus no puede ver en persona.

laura matamoros
Instagram

Si hay una persona con la que Laura Matamoros ha presumido siempre de un amor sin fisuras es con su madre, Marian Flores. Un cariño que se ha hecho más profundo y maduro desde que la influencer también experimentó la aventura de la maternidad. Aunque añora mucho a su madre y a los suyos durante la cuarentena, Laura Matamoros cuenta en el confinamiento con la compañía de dos personas muy especiales para ella, su hijo Matías y el padre del pequeño, Benji Aparicio, con quien ha decidido volver a darse una oportunidad.

Además, Laura Matamoros está aprovechando la tecnología para sentirse más cerca de los suyos. La influencer ha protagonizado directos de Instagram junto a su hermana Anita en los que se han maquillado y han cocinado juntas. Durante la cuarentena Laura también ha hecho un vídeo en directo con Mar Flores, en el que tuvieron una conversación entre sobrina y tía de lo más natural. "Todo el rato me dicen que nos parecemos mucho, para mí un honor porque eres un cañón", reconocía orgullosa Mar Flores.