Siempre han sido uña y carne. Para Laura Matamoros, su hermano Diego era un ejemplo, por no hablar del mayor apoyo en su vida, junto con su madre y sus otras dos hermanas. Pero ahora, entre ambos parece haberse producido una separación. Un distanciamiento tan evidente que hasta ha quedado plasmado en las redes sociales.

Artículo relacionado

Ya no se siguen. En Instagram, decimos. La relación entre ambos ha cambiado de manera drástica y han dejado de ser esos dos compañeros de vida que se lo contaban todo para construir un muro, esperemos que franqueable, que les separa. Él sabe poco de ella, así ha dejado constancia a los reporteros que, recientemente, le han preguntado sobre el embarazo de la joven Laura, “probablemente sepáis más vosotros que yo”, y no lo decía por decir, pues, tal y como avanzó ‘Socialité, los dos mantienen desde hace algún tiempo una pequeña guerra fría.

En esta contienda, Laura ha experimentado un acercamiento a su hermana por parte de padre, Ana, la más pequeña del apellido Matamoros. La adolescente, que también es influencer, recibe ‘likes’ y comentarios de su hermana mayor, unos gestos que meses atrás no se producían. Este comportamiento choca con la noticia de que Diego y ella se hayan dejado de seguir.

Y mientras Laura y Anita estrechan lazos, Diego siente que necesita alejarse de todos. “Estoy separado de todo el mundo. Solo veo al psicólogo, me hubiera gustado que ni trascendiese”, contó a ‘Socialité’. Al joven, que el próximo año se casará con su novia Estela Grande, le gustaría tener una boda solo para gente adulta, por lo que el bebé de su hermana Laura, su sobrino, no está ‘invitado’. “Ella es mi hermana y sabe lo mucho que la quiero, aunque haya veces que no veamos las cosas de la misma forma”. ¿Será este el motivo de su distanciamiento?