Si algo caracteriza la relación que tienen Kiko Rivera y Anabel Pantoja es que son mucho más que primos. En más de una ocasión la sobrina y el hijo de Isabel Pantoja han reconocido que son como hermanos. Y esto se nota tanto en lo bueno como en lo malo. Porque ya se sabe, la confianza a veces hace pasar los límites y eso es lo que esta vez ha ocurrido entre Kiko y Anabel. El hijo de la cantante ha puesto rumbo a Canarias junto a Irene Rosales y sus hijas para pasar unos días en el lugar en el que Anabel reside con su novio Omar.

Artículo recomendado

'Sálvame': Anabel Pantoja ya no se esconde y enumera todos sus retoques estéticos

'Sálvame': Anabel Pantoja ya no se esconde y enumera todos sus retoques estéticos

Allí los primos han protagonizado un instante en el que se han mezclado la confianza y el humor. El primero en gastar la broma ha sido el DJ, que mientras su prima dormía en una hamaca… ¡Le ha tirado por encima un vaso de agua fría! Y claro, Anabel se ha despertado y le ha hecho una advertencia.

Anabel Pantoja

“La venganza se sirve en plato frío”, ha asegurado la colaboradora preparando el contraataque. Y dicho y hecho. Anabel ha cogido más agua todavía y con hielo incluido se ha acercado a Kiko Rivera mientras él estaba sentado en una silla. No lo ha dudado dos veces y le ha echado el agua por la espalda. En ese momento el marido de Irene Rosales ha saltado de la silla y se ha llevado un buen susto. Una clara muestra de que su prima ha sabido jugar bien sus cartas en su venganza.

Kiko Rivera

A lo largo del día han compartido más imágenes en Instagram con las que han vuelto a demostrar su unión. Tras pasar el confinamiento separados están aprovechando el tiempo al máximo. Cuando Anabel viaja a Sevilla, cuando coinciden en Madrid o ahora que Kiko e Irene han puesto rumbo a Canarias saben pasárselo en grande y siempre son un gran apoyo el uno para el otro pese a estas bromas un tanto pesadas.