Las semanas de hospital han pasado factura a Kiko Matamoros y aunque cada día "estoy un poco mejor", los cambios sobre todo en lo que a su apariencia física se refiere han sido muy llamativos. Él mismo confesaba a Lecturas que había adelgazado ¡14 kilos!, una cifra que ha cambiado su aspecto de manera notable y que le preocupa especialmente.

Artículo relacionado

Tal es su malestar que ha querido mantener en secreto su destino de vacaciones por un único motivo: "Quiero estar tranquilo. No quiero que me saquen con el aspecto que tengo", reconocía a sus compañeros de 'Sálvame'. Sin embargo, ha sido Marta quien ha compartido a través de su perfil de Instagram cómo está llevando Kiko estos días de descanso y a juzgar por las imágenes parece que nada mal.

El colaborador de televisión está intentando recuperar su aspecto robusto poco a poco gracias a la tranquilidad y, como no, a la buena comida. "Como me gusta verle comer...", escribía Marta mientras Kiko disfrutaba de un delicioso postre en la terraza del hotel. Lamentablemente, desde que le extirparon la vesícula su dieta tiene que ser menor, mucho más cuidada y evitar alimentos grasos por lo que tendrá que ir paso a paso hasta conseguir su imagen corpulenta y fuerte.

Kiko Matamoros

Afortunadamente, la salud de Kiko va por muy buen camino y así lo ha confesado Marta en exclusiva para 'Lecturas', quien se encarga de hacerle las curas: "Ha estado muy débil, está tomando antibióticos muy fuertes pero los médicos flipaban con él, dijeron que tenía el nivel de proteínas y la masa muscular de una persona de 40 años".

Tras pasar unos días en Tulum (México), la pareja se ha trasladado hasta Holbox, una isla paradisíaca desde la cual están disfrutando de la calma y el bienestar que tanto ansiaban después de momentos tan duros.