Este próximo 27 de julio acabarán las molestias para Kiko Matamoros. El colaborador televisivo, que ha venido arrastrando algún que otro malestar por motivos de salud, vuelve a pasar por el quirófano para quitarse la vesícula, tal como ha contado a la audiencia este miércoles en directo.

Kiko Matamoros ha disfrutado de una escapada inolvidable a Ibiza junto a su novia, Marta López Álamo. Con las fotos que han compartido en sus redes sociales y la pasión con la que debate en 'Sálvame' y 'Viva la vida' nadie podía sospechar que tuviera que volver a pasar por una operación. Por lo que se ha desprendido de sus palabras, no es grave ni urgente, como sí fue la intervención de urgencia a la que tuvo que someterse a mediados de junio, justo después de intervenir en 'La última cena'. “Me operaron el lunes porque se me obstruyó el conducto biliar por un cálculo que salió de la vesícula”, contaba. El tertuliano lo atribuía entonces al 'steak tartar' que había degustado.

Artículo relacionado

Parece ser que aquella situación de urgencia fue un aviso y la semana que viene dejará de tener este órgano del aparato digestivo. "El lunes me extraen la vesícula", explicaba a sus compañeros muy sorprendidos por su serenidad y la noticia. "Muchísima gente vive sin ella y se puede hacer vida normal. Ahí es donde se genera la bilis y a partir de que me la extraigan hay una serie de alimentos que tendré que evitar, sobre todo las grasas, los picantes, el alcohol...", contaba con su habitual tono pedagógico a una interesadísima María Patiño.

Artículo relacionado

Kiko Matamoros afronta esta operación con mucha tranquilidad y, sobre todo, satisfecho porque se acabarán por fin las molestias que venía arrastrando a consecuencia de esta debilidad del aparato digestivo. Se trata de una operación que llega justo un año después del susto sufrido a consecuencia de un tumor de vejiga. El tertuliano abría su corazón en Lecturas y contaba todas las emociones que le recorrían al afrontar un trago de esta envergadura. Finalmente, la operación fue un éxito y resultaba ser una masa benigna.

Kiko Matamoros