Tras muchos años de pleitos y batallas legales, Javier Santos fue reconocido como el noveno hijo de Julio Iglesias a sus 75 años. Un juez reconoció a Javier Sánchez Santos, un valenciano de 41 años, como hijo legítimo del famoso cantante, fruto de un affaire con una bailarina portuguesa que responde al nombre de Edite Santos.

No obstante, ahí no terminaron sus pleitos en los tribunales. Un mes después, la Fiscalía recurrió la sentencia sobre esta paternidad y el asunto volvió a complicarse. Y es que desde el momento que se ratificó el bombazo informativo de que Julio y Javier son padre e hijo, las batallas legales no hicieron nada más que comenzar. Los letrados de Iglesias, incluso llegaron a pensar en ir al Tribunal de Derechos Humanos si hiciera falta.

Artículo relacionado

A pesar de todo y según ha desvelado el despacho de abogados que lo representa Javier Santos "está tranquilo" y seguro de que todo saldrá bien, por ello no le hace ningún asco a escuchar ofertas sobre la posible herencia que recibiría del veterano cantante.

Inversores extranjeros, tanto americanos como europeos, estarían interesados en comprar los derechos hereditarios del hijo de Edite Santos, lo que le permitiría al joven tener la cantidad antes aunque "fuera menor" si fuera declarado hijo del artista, tal y como ha informado El Cierre Digital.

Javier Sánchez Santos

"Hay empresas particulares que se dedican a comprar este tipo de créditos", han contado desde el bufete que representa a Javier Santos, que tendrá que valorar si vender a estos inversores los derechos por el posible patrimonio que recibiría. La oferta, según el citado medio, rondaría los 40 millones de euros.

Artículo relacionado

En más de una ocasión Javier ha cargado públicamente contra su padre: "Mi padre lleva burlándose de la justicia 30 años, nunca se ha realizado las pruebas de ADN que resolverían el largo contencioso por esta paternidad injustamente negada, aporto yo una pruebas y la justicia española las rechaza. ¿De qué tiene miedo el Estado español?", escribió en su perfil de Instagram de lo más cabreado. A pesar de todo siempre ha estado dispuesto a llegar al final por su honor y el de su madre. ¿Qué decisión tomará?