La desafortunada intervención de José Antonio en 'El Precio del silencio' ha dado mucho qué hablar. Después de conocer la versión de Rocío Carrasco y las razones que le llevaron a romper todo tipo de vínculo con la familia hace más de una década, José Ortega Cano no ha dudado en dar la cara este sábado en el programa 'Viva la vida'. El torero entraba en directo y no dudaba en desaprobar la polémica llamada del marido de Gloria Mohedano.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco habla más claro que nunca de las razones por las que ha roto con su familia

Rocío Carrasco habla más claro que nunca de las razones por las que ha roto con su familia

Visiblemente afectado por todo lo acontecido en las últimas semanas, Ortega Cano ha reconocido abiertamente que está "mal". Bajo su punto de vista, esta guerra no le favorece a nadie y no podía evitar echar la vista atrás y recordar los momentos bonitos que vivieron en la polémica casa de 'Montealto': "Somos una familia que ha vivido una vida muy bonita y no sé por qué tiene que cambiar de esta manera y las mismas personas lo volvemos del revés. Es muy duro, muy complicado".

Respecto a la intervención telefónica del que fuera su cuñado, José Ortega Cano aclaraba que "José Antonio no es portavoz de nadie". Lejos de quedarse ahí, el marido de Ana María Aldón ha criticado su actuación: "Fue una llamada muy desacertada porque no captó las preguntas que le hicieron. Estuvo regular", unas palabras con las que se desliga por completo de esa parte de la familia.

Ortega Cano en VLV

José Ortega Cano entra en directo en el programa 'Viva la vida'

Mediaset

Otro de los temas a tratar ha sido la precipitada salida de Ortega Cano y sus dos hijos de Montealto. Muy firme, al que fuera marido de Rocío Jurado no le ha temblado la voz a la hora de señalar a Fidel Albiac y Rocío Carrasco: "Me obligaron a irme a mí y a mis hijos. Cogí ropa de los tres, la furgoneta y nos fuimos. En aquel momento quería campo y quería estar solo", contaba sobre su decisión de poner rumbo a la finca de la Yerbabuena.