Es el evento del siglo. Este lunes día 19 de septiembre ya forma parte de la historia. Tras diez días de actos en honor de la reina Isabel II, los restos mortales de la monarca serán enterrados junto a los de su marido, el duque de Edimburgo, en la capilla de San Jorge en el palacio de Winsor. Antes, el funeral de Estado acogeré a la Familia real británica al completo y a más de 2000 invitados. Un acto sin precedentes para el que Joaquín Prat y Patricia Pardo han querido presentar sus propios respetos. Sobrios y prácticamente de luto, han sorprendido a los espectadores de ‘El programa de AR’.

Artículo recomendado

Último (y multitudinario) adiós a Isabel II

Último (y multitudinario) adiós a Isabel II

No eran pocos los que pensaban que este lunes día 19 podría ser la fecha clave para la reaparición de Ana Rosa Quintana en el programa que lleva su nombre. Pocas ocasiones tan señaladas como el funeral de Estado por la reina Isabel II. Londres se ha blindado para acoger a más de 500 mandatarios y líderes políticos, más de 2000 invitados y centenares de ciudadanos que no quieren perderse el último adiós a la reina de las reinas.

Con motivo de tan especial ocasión, también los programas de televisión han sacado su versión más sobria para retransmitir en directo la despedida a Isabel II. Joaquín Prat y Patricia Pardo, a los mandos de ‘El programa de AR’, aparecían con un semi luto a primera hora de la mañana. Ellos van a ser los encargados de contar minuto a minuto todo lo que ocurra en Londres.

El programa de AR

Joaquín Prat, en su versión más solemne en 'El programa de AR'

Telecinco

Un día histórico

El funeral de Isabel II supone, sin duda, un hito no solo en la historia de Reino Unidos. La monarca, que permaneció siete décadas en el trono, es una de las figuras clave del siglo y así será también su despedida. Desde las 10 de la mañana, arrancarán los preparativos para que los restos morales de la reina acudan hasta la abadía de Westminster para la misa a la que asistirán más de 2000 invitados.

Una vez finalizado el responso, el féretro de la reina recorrerá algunos de los lugares más emblemáticos de Londres antes de emprender rumbo hasta el palacio de Winsor. Una nueva misa, esta vez en la capilla de San Jorge, con la única presencia de los más allegados, tendrá lugar antes del entierro de la reina. Será, esta vez sí a puerta cerrada, junto a los restos mortales de su marido, el duque de Edimburgo.