Feliz con su 'pelazo'

Joaquín Prat cuenta los problemas que tenía con sus "entradas" antes del injerto capilar

Con su naturalidad habitual, el copresentador de 'El programa de AR' ha hablado de las situaciones cotidianas que le llevaron a hacerse este 'arreglo' estético

Actualizado a

1 /6

1 / 6

2 / 6

3 / 6

4 / 6

5 / 6

Hace ya un año que Joaquín Prat se rapaba en directo. A raíz de la promesa que hizo a la audiencia a propósito de la demanda de paternidad de Pilar Abel, que sostenía que era hija de Salvador Dalí, el copresentador de 'El programa de AR' aprovechó para ponerse en manos de la cirugía estética capilar y someterse a un injerto. Lejos de convertirlo en un tema tabú, este jueves17 de enero ha mostrado abiertamente su satisfacción con una de las decisiones más acertadas que ha tomado para sentirse bien con su aspecto. Con su naturalidad habitual, también ha confesado los problemas en su vida cotidiana que le causaba su acuciante alopecia.

Ana Rosa Quintana y el resto de sus colaboradores de la mesa de actualidad abordaban el tema de las negligencias médicas que se han denunciado en las clínicas especializadas en transplante capilar, situadas en Turquía. Joaquín, que se puso en las manos de los especialistas de un centro madrileño especializado en estética del cabello, ha compartido los detalles de su experiencia.

Relacionado con esta noticia

El periodista se ha declarado "muy satisfecho" por la decisión tomada y por el trabajo de los médicos. Sus compañeros han querido conocer la razón por la que no recurrió a una centro turca, e igual de contundente ha afirmado: "Lo barato sale caro y nunca me planteé ir a Turquía". Asimismo entiende que no todo el mundo puede permitirse un trasplante como el suyo, pues "no todo el mundo puede costearse una operación que a veces sale dos o tres veces más caro que allí". Prat no ha dudado en animar a otras personas con alopecia u otras afecciones del cabello a resolverlos, siempre poniéndose en manos cualificadas y expertas.

Su relato no ha acabado ahí y ha compartido, franco, los engorrosos inconvenientes que le provocaba su alopecia antes de decidirse a buscarle una solución. "Antes hacía una especie de arquitectura capilar después de salir de la ducha o me dejaba el pelo largo para taparlo", recuerda con naturalidad. Con una sonrisa admitía que "ahora salgo de la ducha y salgo perfecto". Y es que, tal como ha descrito, "tenía unas entradas más que evidentes y también en la coronilla", pero por suerte para él, "ahora ya no". ¡Más feliz con su actual 'pelazo' no puede estar Joaquín Prat!

Más Sobre...

Joaquin Prat El programa de AR Operaciones estéticas

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?