Los rumores de ruptura en el matrimonio de Pablo Iglesias e Irene Montero ha rodeado a la pareja a lo largo de toda la semana. Según ‘El Cierre Digital’, la pareja habría puesto punto y final a su relación tras varios meses de crisis, tanto así que habrían decidido poner en venta el chalet que comparten con sus hijos en Galapagar. Un bache que no habrían logrado superar y que se remontaría, al parecer, a antes de que Iglesias tomase la decisión de abandonar su puesto en el gobierno. ¿Qué tienen que decir los protagonistas?

Artículo relacionado

Con Pablo Iglesias fuera de la vida pública, ha sido Irene Montero quien ha tomado la palabra desde su perfil oficial de Instagram. Visiblemente molesta, la ministra de igualdad ha tachado de "bulos" todo lo que se ha ido diciendo sobre su vida personal en los últimos días: "Cuando la cloaca miente sobre tu pareja, cuando difunde intencionadamente bulos, cuando te acosan judicialmente, cuando te persiguen en tu casa, en tus vacaciones, a tus hijos, tu familia se preocupa", contaba con evidente rabia. Ella lo tiene claro, "todo forma parte de una misma estrategia. Una estrategia de acoso y derribo que empezó hace ya mucho tiempo. Quieren que no nos merezca la pena luchar y hacer lo que hacemos. Ni a nosotros ni a la gente que queremos y nos quiere".

Con estas palabras, Irene Montero ha dejado claro que no hay rastro de crisis en su matrimonio ni mucho menos de ruptura aunque no ha entrado en más detalles: "Me han pedido muchas veces confirmar o desmentir noticias que tienen que ver con mi vida, pero ni antes ni ahora voy a hacerlo cuando otros lo decidan por mí", ha puntualizado.