Con la gorra hacia atrás, bañador flúor, barba de tres días y el hijo de su examante, Corinna Larsen disfrutando de una barbacoa. La foto del rey Juan Carlos de Borbón que ha publicado Paris Match ha conmocionado a todos y es la comidilla de tertulias televisivas, de bares y de patio de vecinos. No hay nadie que no la haya visto, que no haya hablado de ella, que no haya hecho comentario jocoso, y supone otro escollo incómodo para la familia real española. En el momento de entregarle el testigo a Sonsoles Ónega, Ana Rosa Quintana, muy aguda, ha abordado a su compañera de cadena a propósito de la imagen de marras. La presentadora de 'Ya es mediodía' forma parte del círculo íntimo de la reina Letizia, por lo que la situación generada ha sido un 'tierra, trágame' en toda regla, y de la que no se ha podido zafar.

Artículo relacionado

Sonsoles Ónega

Como no podía ser de otra manera, las televisiones siguen 'quemando' la imagen más comentada del rey emérito, y que Corinna Larsen ha facilitado. Nunca se había visto al padre de Felipe VI tan relajado y con un aspecto tan informal, y tenía todos los números para convertirse en uno de los temas de debate del Club Social del programa que conduce Ana Rosa. Mientras que su colaborador, Alessandro Lequio, no se ha cortado ni un pelo, a pesar de ser sobrino del emérito, Sonsoles Ónega se ha sentido más 'cortada' ante la misma cuestión.

Artículo relacionado

"Oye, Sonsoles, ¿qué piensas de la foto del rey emérito?", le instaba con picardía la reina de las mañanas de Telecinco. Sin esperarse la pregunta y, sobre todo, intentando que la situación se alargara lo mínimo, Sonsoles solo atinaba a responder, "que forma parte de un álbum privado… Aunque ahora ya no…", Ónega salía airosa, dando información objetiva, pero que no la comprometía en su amistad con la reina consorte.

Alessandro Lequio

Quien no se ha contenido a la hora de mostrar su disgusto por la actitud y el aspecto de su tío es Alessandro Lequio. El conde ha sido implacable con la manera en la que ha juzgado a don Juan Carlos, dejando asombrado a su 'jefa', Ana Rosa. "Puedo decir que jamás he hecho una barbacoa en mi vida, y menos con esas pintas. Lo peor creo que es la gorra para atrás. Yo la he llevado, sí, pero yo no soy rey de España". Sin embargo, con lo que más se ha sentido ofendido ha sido al pensar en su primo: "Lo primero que me viene en mente es Felipe. Eso molesta, ver a un niño pequeño y él haciéndole la comida, creo que eso Felipe no lo ha visto nunca".