A Kiko Rivera se le debió atravesar su última actuación en la localidad de Malpartida de Cáceres. En una temporada, larga, en la que los bolos escasean, conseguir dar un concierto está siendo difícil para quienes no son artistas de primera línea. De hecho, también es difícil para las primeras estrellas. El caso es que Kiko estaba nervioso antes, durante y después de su concierto cacereño. No logró llenar el recinto y eso que las entradas solo costaban 10 euros.

Artículo recomendado

Kiko Rivera se abre en canal tras las durísimas imágenes de su madre, Isabel Pantoja, en el juzgado

Kiko Rivera se abre en canal tras las durísimas imágenes de su madre, Isabel Pantoja, en el juzgado

Pero si todo esto no fue suficiente, un grupo de fans de Isabel Pantoja, que no debieron quedar muy satisfechos con la actuación de Kiko, empezaron a gritar ‘Viva la Pantoja’, algo que seguro no sentó nada bien al hijo de la tonadillera que, como ha dicho últimamente, "ya no pertenezco a esta familia", frase que pronunció tras ver las imágenes de Isabel Pantoja en el juzgado de Málaga.

Además, prohibió que estuvieran presentes cámaras de televisión, seguramente para que no le pregunten por la última decisión de su madre que, según reveló Gema López, habría optado por desheredar a sus hijos para nombar heredero universal a su hermano Agustín Pantoja. Así lo desveló Giovanna González, la reportera de 'Socialité', que, según desveló, sufrió una lamentable agresión por parte de un miembro del equipo de seguridad impuesto por la organización.

Giovanna explicó que ella y el cámara no pudieron acreditarse como prensa, así que pagaron los 10 euros de sus respectivas entradas. Al adquirir esas entradas les dijeron que ya no había problema, pues eran como cualquier persona del público con un dispositivo para grabar.

Mañana lunes, Telecinco estrenará su nueva docuserie 'Sin perdón', en la que veremos la historia de Isabel Pantoja tal y como ella le hubiera gustado que hubiera sido contada.