Isa Pantoja está viviendo la guerra entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera desde 'La Casa Fuerte'. Aunque subraya muchas de las declaraciones de su hermano, la joven prefiere mantenerse al margen del conflicto familiar y es que asegura que jamás se pondría en contra de la tonadillera: "Nunca voy a ir en contra de mi madre porque todo lo que tengo es gracias a ella".

Artículo relacionado

Llama la atención esa protección de Isa Pantoja con su madre después de que la tonadillera haya preferido no participar en ninguno de sus realities a diferencia de lo que hizo en el pasado su hermano, algo a lo que ya está acostumbrada. Al margen de este 'feo' gesto, hay algo con lo que la joven siempre ha contado: una felicitación de cumpleaños por parte de Roxana Luque. Mientras que Isabel Pantoja ni siquiera envió un mensaje a su hija por su 25 cumpleaños, desde Arequipa, Roxana aseguraba en exclusiva para Lecturas como cada año recuerda el día de su hija biológica: “Le envié una felicitación por Instagram”, un bonito gesto para el que no ha tenido respuesta y es que ya ha perdido toda esperanza de conocerla.

Roxana Luque no se arrepiente

Roxana Luque desde Perú

Isa Pantoja habla de Roxana Luque

Isa Pantoja se abría como nunca con sus compañeros en 'La Casa Fuerte'. La hermana de Kiko Rivera no dudó en hablar de su adopción, algo que su madre no le ocultó en ningún momento y que para ella nunca fue un tema tabú. Sin embargo, hubo algo que le dolió enormemente y fue la forma en la que Roxana Luque llegó a su vida: "Mi madre estaba en la cárcel, y una mañana me llama mi representante y me dice: Oye, que mañana sale", manifestaba haciendo referencia a la histórica entrevista de la peruana a Lecturas.

"Al aparecer de la nada, a mí me demuestra que tiene interés, en plan dinero, porque si realmente le importo yo, me hubiera venido a hablar”, les explicaba. Una vez más, Isa Pantoja dejó claro que no quiere saber nada de Roxana: "Si realmente me quieres encontrar tienes mi teléfono, sabes dónde encontrarme. Mi madre lo que me dijo fue que si ella hubiera venido a Madrid y hubiera dicho: Quiero hablar con mi hija, ella no le hubiera dicho a esa mujer que no. Le hubiera dicho: Gracias por la hija que tengo. El problema fue cómo lo hizo", sentenciaba.