El fútbol vivió en la noche de este lunes uno de sus días señalados en rojo en el calendario: la entrega de los premios The Best, que han tenido lugar en el majestuoso Teatro La Scala de Milán.

Artículo relacionado

Hasta la ciudad italiana se ha desplazado lo más granado del fútbol internacional, y lo mejor la mayoría de los futbolistas acompañados de sus célebres familias. A excepción de Sergio Ramos, que llegó acompañado de su esposa, Pilar Rubio, pero sin sus tres hijos. El matrimonio brilló, literalmente, con unos looks muy de noche y que no pasaron desapercibidos (a destacar el tipazo de la presentadora).

Quien sí viajó acompañado fue el triunfador de la noche, Leo Messi. El argentino, que se coronó como ganador, estuvo acompañado de una elegantísima Antonella Rocuzzo y de sus dos hijos mayores, Thiago y Mateo. Los dos pequeños vivieron con absoluta emoción la noche en la que su padre deslumbró. "Son muy seguidores del fútbol", dijo Messi de sus dos hijos, que tímidos miraban con admiración y devoción a su padre.

No fueron las únicas familias top que pasaron por el photocall, también lo hizo Marcelo y Luka Modric, pero no Cristiano que, a pesar de estar nominado y más cerquita al vivir en Italia, se quedó en casa junto a Georgina Rodríguez, que últimamente no se pierde un sarao pero si este, y sus cuatro retoños.