¡Iré a Cantora como le prometí! Kiko Rivera tiene las cosas muy claras. El hijo de Isabel Pantoja se reencontraba con su madre tras casi un año sin verse ni dirigirse la palabra. Un shock que ambos solucionaban con un abrazo entre lágrimas que pasaba de los quince minutos. Así nos lo ha contado el DJ en exclusiva para 'Lecturas'. Kiko e Isabel retomaban su relación y lo hacían pensando en las personas que más quieren. “Me decía que le enseñara fotos de mis hijos”, nos explica Kiko. “Se emocionaba”.

Artículo relacionado

“Pero, ¿se acuerdan de mí?”. Isabel Pantoja expresaba su gran miedo a su hijo Kiko. La cantante, aislada completamente de su familia durante muchos meses, teme que sus nietos ya se hayan olvidado de ella. “¡Claro que se acuerdan! Cuando llamó la abuela, la primera que le cogió el teléfono fue su nieta”, desvela Kiko Rivera en exclusiva para 'Lecturas'. “¡Mi madre se volvió loca! 'Se acuerdan de mí!', dijo”. El hijo de la cantante le aseguraba a su madre que tanto él como Irene se encargan de que los niños no la olviden.

Han sido muchos meses alejados y madre e hijo tienen mucho que solucionar. Una conversación pendiente que tendrá lugar en Cantora y no estarán solos. Kiko, tal y como expresaba a esta publicación en exclusiva, prometía a su madre que iba a pasar unos días en Cantora junto a su mujer y sus hijos. Sin duda, el mejor regalo que Isabel Pantoja puede soñar.

Artículo relacionado

Un cara a cara muy esperado

Tenía que ocurrir algo tan duro como la pérdida de doña Ana para que Kiko Rivera e Isabel Pantoja se viesen cara a cara. El DJ, acompañado de su hermana Isa y su prima Anabel, acudía desde Canarias a Cantora al conocer el fallecimiento de su abuela. Allí se volvía a ver con su madre y todo cambiaba. Se acabó la guerra familiar. Ahora Kiko quiere recuperar el tiempo perdido junto a la cantante y que su familia también pueda disfrutar de su abuela.