Isa Pantoja bautizó a su hijo Albertito en el verano del 2018 en la iglesia de San Nicolás de Sanlúcar de Barrameda. Fue un día muy especial para el pequeño, que entonces tenía 4 años, pero que estuvo marcado por las ausencias, como la de la abuela del niño, la cantante Isabel Pantoja, o su tío, Kiko Rivera. Isa Pantoja, que está ultimando los detalles de su boda con Asraf, un enlace que se celebrará en Marruecos el próximo 26 de junio, ha recordado en exclusiva para Lecturas cómo fue ese día, que recuerda como "el peor" de su vida.

Artículo relacionado

"Mi hermano me dijo que le había dado una recaída de la depresión, no de nada más, era hasta donde yo sabía. Pero lo de mi madre me molestó, me dolió y lo pasé muy mal", ha contado Isa Pantoja, muy sincera, a esta revista en su última entrevista en la que está espectacular vestida de novia. La hija de Isabel Pantoja no podrá olvidar que ese día su hijo fue consciente de las ausencias: "Era el bautizo de Alberto. Mi hijo no era un bebé".

Isa Pantoja está preparando con toda la ilusión su enlace, del que aún no se sabe la lista de invitados, y cuando piensa en este día tan especial inevitablemente recuerda la espinita que tiene clavada por el bautizo de su pequeño al que su abuela no acudió. "Él se entera, es consciente de todo. Dentro de dos años hará la comunión. ¡Imagínate que no vienen! No voy a ser una madre que le oculte cosas. Me pregunta y yo le digo. No hace falta que se lo diga, él lo sabe. Le dicen cosas en el colegio", ha lamentado Isa Pantoja.

Portada isa pantoja
Lecturas

Artículo relacionado

La hermana de Kiko Rivera está sacando una enorme fortaleza en estos momentos tan delicados para su familia e intenta no perder la ilusión de estar viviendo un momento único en su vida. "A mi madre y a mi hermano les da igual mi boda", ha confesado a nuestra publicación muy triste. Sus palabras han calado hondo en su hermano, Kiko, que ha hecho una llamada en directo a 'El Programa de AR' para enviar un mensaje a su hermana: "Yo voy a ir a tu boda vaya quien vaya. Soy el que te lleva al altar, cariño, y no hay día en que no piense en eso. Para mi tu boda es prioridad y quiero que lo tengas presente. No me lo pierdo ni muerto".