Eugenia Martínez de Irujo tiene tres amores: su hija Tana, la música en directo y los animales. De esta última pasión ha hecho que su hogar sea una auténtica reserva de animales. A todos les ha adoptado y con todos se desvive. La duquesa de Montoro es una gran defensora y amante de los animales y, desde sus redes sociales, suele compartir muchos momentos entrañables con sus mascotas. Asimismo, aprovecha para concienciar y dar visibilidad a la adopción de perros.

Artículo relacionado

Eugenia ya es adicta al amor incondicional que recibe de sus peludos amigos. Los miembros de cuatro patas y peludos de la hija de la duquesa de Alba son ocho: cuatro perros, dos cerdos y dos burros. Todos tienen mucha personalidad pero, sobre todo, absolutamente todos tienen adoración por su dueña. Los pollinos Gin y Tonic son pura ternura. Bacon y Panceta dan amor a toneladas. Y Mus, Vodka, Calito y Churri alias 'El Lanas', son los "niños" de la casa.

La relación de amistad y respeto que ha creado con todos ellos no puede ser más admirable y bella. Lo hemos podido ver a través de fotos donde Eugenia despliega todo su amor hacia ellos y vídeos divertidos donde sus amigos no hacen más que pedirle mimos y juegos. Las escenas son tan adorables que derretirían hasta el corazón más helado.

Quién sabe si un día no sorprende a sus seguidores presentando a un nuevo miembro que amplíe la familia porque, hace algún tiempo, Eugenia compartía la foto de un erizo y escribía: "Quiero uno".