Kiko Jiménez nos abre las puertas de la casa en la que vivió con Gloria Camila y que con orgullo anuncia que "he comprado sin hipoteca, después de ahorrar desde que empecé a trabajar en la tele". Desde allí se abre en cuerpo y alma y habla en exclusiva para Lecturas de todos los frentes abiertos que tiene en un momento en el que su relación con Sofía Suescun pende de un hilo.

Kiko Jiménez nunca ha negado que desde el primer día que apareció en la vida de Gloria Camila, su familia le recibió con los brazos abiertos. Se puede ver en el cariño que previamente a la ruptura le profesaban tanto Ortega Cano como Rocío Flores.

A pesar de mostrarse algo molesto con la hija de Antonio David, por los comentarios que esta ha vertido sobre él durante su etapa en el concurso, asegura que no le guarda ningún rencor porque sabe lo mucho que ha sufrido. De hecho, a pesar de todo, Rocío guarda cariño a Kiko y quiso agradecerle el trato que había tenido con su padre públicamente.

Artículo relacionado

Pero si hay un miembro de la familia Jurado por el que Kiko siente algo especial ese es David, el hermano pequeño de Rocío. Aunque siempre ha preferido mantenerle al margen de cualquier tipo de enfrentamiento familiar nos confiesa que cada vez que hablaba de él dentro de la casa con Antonio David se emocionaba: "Mira que me emociono poco pero cuando Antonio me saca el tema de 'mi mosquetero' no lo puedo evitar". Pero hay algo que preocupa enormemente al novio de Sofía Suescun:"¿Cuándo voy a ver a ese niño ahora? Yo era muy importante para él", nos confesaba.

Si quieres conocer más detalles sobre la entrevista con fotografías en exclusiva en tu revista 'Lecturas'.

Kiko Jiménez y Antonio David