Ya ha pasado todo un año desde que Pau Donés empezó una carrera que nada ha tenido que con la música. Era una carrera de obstáculos en la que su salud estaba en juego. En agosto del 2015 le detectaron cáncer de colon, por lo que apremiaba que lo operasen y que comenzara el tratamiento cuanto antes. Ahora, 365 días después, él está recuperado y ha recordado cómo han cambiado su situación en una actualización en Instagram.

Artículo relacionado

Un día como hoy hace un año me operaban de un cáncer de colon. Y justamente hoy acabamos la grabación de un nuevo disco. Son las cosas de la vida #jarabecontracancer”. Pau, que rechaza de frente el comportamiento lastimero que muchas personas tienen con los pacientes de cáncer, ha sido un ejemplo de cómo enfrentar la enfermedad. Ha sido realista, ha querido desestigmatizarlo, ha tenido momentos buenos, momentos malos y ha celebrado cada pequeña victoria hasta que terminó el tratamiento. Es de los que prefieren ver la vida sin filtros pseudo-optimistas y no se ha cansado de repetir que le repateaba que muchos le soltaran el mismo discurso que se le da a los enfermos ‘animádolo a luchar’. “Tampoco peleo contra el cáncer, ni lucho, ni es mi guerra. Porque tengo otras cosas mejores que hacer. Se vive mucho mejor estando de buen humor que no cabreado o en pie de guerra, sea por la razón que sea”, escribió en su día en el blog.

A Donés le detectaron el cáncer cuando, aquejado de unos dolores en la barriga, visitó el Hospital Vall D’Hebron. Allí le diagnosticaron ‘el cangrejo’ y le operaron de urgencia, por lo que tuvo que dejar suspendida una gira por Latinoamérica, que tenía prevista para el mes siguiente.

En 12 meses las cosas cambian de manera radical, y ahora no solo puede hacer frente a su trabajo, sino hasta acabar un nuevo disco. No creemos que haya una manera mejor de cerrar este capítulo.