Edurne empezaba el año con mala pata. Literal. La cantante decidía no postergar más una intervención quirúrgica que tenía pendiente, y se hacía hospitalizar el 12 de enero para operarse de la rodilla. Una operación cuyos efectos aún arrastra, para gran desesperación de la madrileña.

Artículo relacionado



“Comienzo el año con una operación en la rodilla que tenía pendiente!! Ha ido muy bien y en nada estaré como nueva!!🤸🏼‍♀️ Gracias a todos por los mensajes de cariño!!🤗”, escribía desde la misma habitación del hospital en la que estaba ingresada. Afortunadamente, recibió el alta hospitalaria pronto y pudo regresar a casa para ser mimada por sus canes que se alegraron enormemente de volverla a tener cerca.

Eso era el 15 de enero y Edurne creyó que solo 10 días después ya le podrían quitar los puntos de la operación. Nada de eso. Ayer, la de ‘Got talent’ regresaba a la clínica para una nueva revisión. En el coche iba repleta de ilusión y alegría, ¡iba a decir ‘hasta nunqui’ a los puntos! Pero los médicos le cambiaron los planes… La joven acabó desilusionada al ver que todavía tendría que esperar un poco más para ver su pierna sin ‘cosido’. De momento, la intervención seguirá estando muy presente cada vez que se mire la rodilla. Pero que no se venga abajo, seguro que en la próxima revisión deja de ser una “pata chula”, como se ha autodenominado en las redes, y puede volver a dar brincos y a preparar coreografías espectaculares.