Dani Rovira anunciaba el pasado mes de marzo, en pleno confinamiento, que padecía cáncer. Un linfoma de Hodgkin que ponía su vida patas arriba pero que, afortunadamente, superaba con éxito hace apenas dos meses. "Estoy sano como una pera", escribía con sentido del humor junto a una imagen de la resonancia de su primera revisión tras el fin del tratamiento.

Artículo recomendado

Dani Rovira hace una emotiva reflexión en el día de su cumpleaños: "Puedo decir que sobreviví a los 40"

Dani Rovira hace una emotiva reflexión en el día de su cumpleaños: "Puedo decir que sobreviví a los 40"

Aunque ha querido vivir su enfermedad con discreción, poco a poco, Dani Rovira va dando más detalles de cómo ha vivido estos meses de inevitable incertidumbre y miedo. Este miércoles, el actor era entrevistado en la Cadena Ser y no dudó en contar con detalle como fue el día en que decidió ir al hospital al notarse un bulto en la clavícula: "Ese día ni conocía ni sabía quién era ese tal Hodgkin. Cuando me llamaron, puse a grabar el móvil para no perderme nada y poder contarle luego a una amiga mía que es médica lo que me han dicho", recordaba.

La felicidad de Dani Rovira por volver al trabajo

Dani Rovira relata los pormenores de su lucha contra el cáncer

GTRES

Dani Rovira relataba como le metieron en una sala junto a tres médicos, uno de ellos, oncólogo: "Hasta ese momento pensaba que podía ser cualquier otra cosa, el cerebro no está preparado para eso". En ese momento, le empezaron a contar cómo sería el tratamiento a seguir y empezó a encontrarse mal: "Me tumbé. Perdí el conocimiento y todo. Luego al rato me desperté, fuimos al quirófano a hacer la biopsia".

Pero ni en ese momento tan complicado dejó atrás su gran sentido del humor: "Si habéis despotricado lo tengo grabado", les dijo. Además, el actor confesó que durante el tratamiento había empezado a usar THC (principal constituyente psicoactivo del cannabis): "Te alivia las nauseas, los vómitos, los dolores y te da ganas de comer", aseguraba. Y es que entre estar "hecho un trapo o medio pedete", Rovira se decantó por el segundo.