A veces pasa. Que uno pretende hacer una broma sin mala intención, un chascarrillo simpático sobre alguien y ese alguien acaba molestísimo. Si en esta ecuación llamamos a ambos factores Paz Padilla y Belén Esteban ya está el lío montado.

La semana pasada, en Sálvame, la presentadora hizo una broma sin mala intención sobre el enlace de su amiga, al que por supuesto acudió como invitada. Paz dijo que el novio no se dejó ver en las fotos y que aquello, más que una boda, parecía una Primera Comunión. Belén, en su vuelta al trabajo tras dar el ‘sí, quiero’ a Miguel Marcos, ha querido contestarle.

“¿Qué ‘la pasa' a Paz?”, preguntaba al estilo Oto Vans, “mira que la tengo cariño pero mi boda no ha sido ninguna comunión”, explicaba. “Mi pareja, mi marido, no quería salir, pero cariño, mi boda no ha sido de comunión… así que esas cosas, ¡no las digas! ¡que quedan muy mal! Pero te lo perdono”.

Jorge Javier no entendía nada, “¿pero qué ha dicho?”, “que porque no salía mi marido… a ver si le voy a tener que decir yo a ella…”, “pero chica, ¡eso es un comentario!”, “pues el mío también lo es, igual que ella lo hizo en televisión”.

A lo largo del programa, Belén también quiso dejar otra pullita para la cómica: “Mi boda estaba pagada diez días antes, se lo digo a personas que tienen esa inquietud como Paz Padilla”. ¡Máxima tensión entre compañeras! A ver cómo se saludan cuando se vean…