Ya separada del padre de sus hijas, Chiqui se enfrenta a esa nueva etapa de su vida con toda la fuerza y energía necesarias para encontrar la felicidad que se merece. Confinada con sus dos hijas, Alma y Bella, de cuatro y dos años respectivamente, la ex gran hermana está disfrutando de este tiempo indefinido junto a ellas: hacen pasteles, cantan y tratan de pasarlo lo mejor posible en esta situación tan complicada.

Además, también ha aprovechado estas semanas de encierro para reflexionar y ponerse una meta importante: "Volver a ser la que era" y es que Chiqui no está contenta con su estado físico por ello ha tomado una decisión radical: "He decidido perder peso. Sé que lo voy a conseguir aunque me cueste un mundo", anunciaba a todos sus seguidores.

Artículo relacionado

Chiqui

La colaboradora de 'Sálvame' comparte diariamente su dieta y a juzgar por sus comentarios lo está llevando realmente bien. Pero hay días en los que el ánimo no acompaña y se ha puesto a pensar en qué será lo primero que haga cuando termine este encierro. Además de ir a abrazar a sus padres, a quienes echa mucho de menos, Chiqui tiene muchas ganas de hacer las maletas y disfrutar de una escapada junto a sus hijas, pero no a un destino cualquiera sino a Sevilla.

Así lo ha confirmado a través de Instagram junto a una imagen de su última visita a la ciudad andaluza frente a un altar, momento que ha aprovechado para hacerle una petición a la virgen de la que es muy devota: "Tengo muchísimas ganas que termine todo esto. Ayúdanos a todos, protégenos (sobre todo a mis princesitas). Cuando pasen estos duros momentos iré a verte para pedirte que nos protejas a todos y a vivir cosas bonitas como pasear en carro de caballos por esas calles de Sevilla , un largo paseo por el río y oler azahar y tomarme unas tapasss en una terraza. Ganas de Sevilla con mis 2 princesas!!".