Con la llegada del verano, muchos son los niños que participan en campamentos de verano en los que disfrutan junto a sus amigos y los pequeños royals no son una excepción. Mientras que Charlene de Mónaco ha recuperado su agenda por todo lo alto en las últimas semanas, sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, han podido descansar en un exclusivo campamento en el Yacht Club de Mónaco.

Artículo recomendado

El privilegio y los detalles ‘rebeldes’ en su look, las anécdotas que han marcado la visita de la princesa Charlene al Vaticano

El privilegio y los detalles ‘rebeldes’ en su look, las anécdotas que han marcado la visita de la princesa Charlene al Vaticano

En concreto, fue el pasado 15 de julio cuando el palacio del Príncipe compartió una imagen de los mellizos Jacques y Gabriella junto a sus padres después de recibir un diploma con el que concluían una semana de campamento de verano. Los pequeños han participado en el Seadventures Summer Camp, un exclusivo evento que organiza la acción de deportes del Yacht Club de Mónaco, el espacio náutico fundado por el príncipe Rainero III en 1953.

El campamento está abierto a niños y adolescentes entre 6 y 17 años y se centra en los deportes náuticos, así que los participantes pueden descubrir la vela, el remo, practicar snorkel o salir a navegar por la bahía. Además, también se incluye una visita al Museo Oceanográfico de Mónaco .

El campamento, que no es exclusivo para los socios del club, sino que puede participar cualquier residente del Principado, se organiza durante cinco días y los pequeños tienen actividades entre las 9:30 y las 16:30 horas, lo que significa que comen en el lugar, pero después vuelven a dormir a sus casas, según se explica en la página web del Yacht Club de Mónaco. Además, los organizadores dividen a los participantes en tres grupos: Moussaillons (6-7 años), Matelots (8-11 años) y Marins (mayores de 12 años).

Artículo recomendado

Charlene de Mónaco, con mantilla y de negro durante su encuentro con el Papa en el Vaticano

Charlene de Mónaco, con mantilla y de negro durante su encuentro con el Papa en el Vaticano

Un plan de lo más especial y exclusivo del que los pequeños Jacques y Gabriella han podido disfrutar durante unos días, a lo que además han sumado que también han realizado un curso de iniciación al buceo, tal y como explicaba el palacio en su cuenta de Instagram.