Ha pasado más de un mes desde que la princesa Leonor puso rumbo a Gales para iniciar su andadura académica en el UWC Atlantic College, en donde pasará sus próximos dos años. Desde entonces, lo único que se ha podido conocer de la estancia de la heredera al trono ha sido a través de las publicaciones del propio centro, porque el secretismo por parte de casa real es absoluto. No obstante, sí que se conoce que la joven está aprovechando para centrarse en el deporte, el cine e incluso cuenta con una fiesta semanal.

Artículo relacionado

Una rutina en el centro que cuenta con unos horarios muy estrictos, entre ellos los del comedor. Leonor desayuna entre las 7:15 y las 7:50 de la mañana, tiene una pequeña pausa para el café a las 10:25, come entre las 12:00 y 13:45 y cena entre las 17:30 y 19:00. Unas horas que se ajustan a la perfección a las costumbres inglesas, pero que en España serían impensables.

Princesa Leonor en Gales

Leonor paseando por los espectaculares jardines de su nuevo colegio.

Gtres

La joven se ha tenido que adaptar a la rutina del comedor que, sin embargo, no es nueva para ella, ya que durante los años que pasó en el colegio Santa María de los Rosales comió allí. Es más, incluso se llegó a publicar que la reina Letizia había influido en el menú que el centro servía a sus alumnos para que este fuera más sano.

Ya lejos de la influencia de la reina Letizia, Leonor cuenta con un amplio menú entre los que se encuentran los platos tradicionales de la cocina británica, como son las alubias y los huevos para el desayuno, pero también platos típicos de otras partes del mundo, como burritos, arroz con huevos fritos o pasta. Un menú mucho más relajado que seguro hace las delicias de la heredera al trono.

Artículo relacionado

Además, l centro cuenta con cocinas en los pabellones a los que los alumnos tienen acceso para prepararse lo que les guste en caso de no encontrar nada de su agrado en el menú y también les facilita comida preparada para llevar en caso de que no puedan cumplir con los horarios. Todo para hacer que los alumnos se sientan como en casa.