La semana pasada estuvo cargada de compromisos para los reyes Felipe y Letizia. Además de la jura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno y las citas correspondientes a la agenda semanal, los reyes acudieron al funeral para darle el último adiós a la infanta Pilar, la tía del rey. Cuando llegó el viernes y tras unos días muy ajetreados, don Felipe y doña Letizia desconectaron con el plan que más les gusta hacer el pareja: ir al cine.

Artículo relacionado

De sobra es conocido que los monarcas son grandes cinéfilos, sobre todo si se trata de cine en versión original. Aunque los cines de la conocida calle Princesa, muy cercanos a la plaza de España son uno de sus favoritos, esta vez huyeron del ajetreo del centro de la ciudad y se desplazaron a la Ciudad de la Imagen, en el término municipal de Pozuelo de Alarcón.

El pasado viernes 10 de enero los reyes visitaron el cine Kinépolis para ver cine de estreno, en concreto 1917, la película de Sam Mendes ambientada en la Primera Guerra Mundial, que opta a 10 estatuillas de los Premios Oscar y ha arrasado en taquilla. Como es habitual, intentaron pasar desapercibidos y entraron en la sala cuando ya las luces estaban apagadas y quedaban solo unos segundos para que la película, que vieron en versión original, arrancara.

La última vez que los reyes Felipe y Letizia acudieron al cine fue justo antes de Navidad y en familia, una tarde con la que dieron el pistoletazo de salida a sus vacaciones. El pasado 22 de diciembre los reyes y sus hijas la princesa Leonor y la infanta Sofía vieron Star Wars en los cines Manoteras en Madrid,.