Si para alguien está siendo difícil la polémica que envuelve al duque de York es para su madre. Isabel II se encuentra en un momento complicado al tener que separar su papel de reina del de madre. A nivel institucional su hijo le ha pedido retirarse de la vida pública, la imagen de la familia real británica se ha visto dañada y la reina ha tenido que gestionar el tema para que no se le fuera de las manos. La monarca ha cedido a que el príncipe Andrés se retire y le ha hecho saber su descontento con todo lo que ha pasado con el caso Epstein y sobre cómo él lo ha gestionado.

Artículo relacionado

Pero por otro lado tiene sentimientos como madre y en lo personal se ha convertido en uno de los grandes apoyos de su hijo. El pequeño de sus cuatro hijos siempre ha sido su favorito, y en un momento tan controvertido como este ella no ha dudado en protegerle. Ha cedido las instalaciones de Buckingham Palace para que él hiciera la entrevista para BBC a pesar de que ella no estaba de acuerdo con que la concediera. Ha consentido que Sarah Ferguson vuelva a formar parte de sus vidas con tal de ver a su hijo feliz. Y ha pasado unas semanas muy pendiente de su hijo, acudiendo a verle siempre que ha podido.

Isabel II caballo

Dos días después de que se haya hecho público el comunicado del duque de York hay una imagen que demuestra que Isabel II está a su lado. Madre e hijo han llevado a cabo uno de los planes que más les gustan y hay fotografías del momento. Isabel y Andrés han salido a pasear a caballo por los jardines del castillo de Windsor, una de las residencias de la familia real británica. Una clara muestra de la buena relación que existe entre ellos pese a los disgustos.