La infanta Cristina sorprende en Barcelona junto a su ex suegra Claire Liebaert mientras la reina Sofía recibe el alta

Al mismo tiempo que la reina Sofía recibía el alta hospitalaria en Madrid, la infanta Cristina se dejaba ver en Barcelona junto a la madre de Iñaki Urdangarin

Rebe avatar
Rebeca Alonso

Redactora digital de Lecturas

Infanta Cristina
GTRES

La infanta Cristina (58 años) está en España. Su ausencia en el hospital tras el ingreso repentino de la reina Sofía nos llevó a pensar que se encontraba en Ginebra (Suiza), pero nada más lejos de la realidad. La hermana de Felipe VI sorprendía este sábado en Barcelona. 

Visiblemente alegre y tranquila, doña Cristina apareció en el Palau Blaugrana para disfrutar del partido de balonmano que enfrentó al Barcelona y el Granollers, donde milita su hijo Pablo. A pesar de la insistencia de la prensa allí presente, la hija de los reyes eméritos prefirió guardar silencio y hacer como si nada pasara mientras se reencontraba con viejos amigos. Una actitud muy diferente a la que mostró hace unos días durante la boda de José Luis Martínez Almeida y Teresa Urquijo, donde no dudó en posar para los fotógrafos junto a toda su familia.

Pero la infanta Cristina no estuvo sola en Barcelona. Claire Liebaert, madre de Iñaki Urdangarin, acompañó a la madre de sus nietos en esta jornada deportiva. La relación entre ellas es magnífica, y es que Claire siempre ha dejado claro que a pesar del polémico divorcio, Cristina es una hija para ella y así será siempre.

 

Infanta Cristina y Claire
GTRES

Cristina y Claire se mezclaron entre la multitud a su salida del partido pero eso no impidió que fueran captadas por las cámaras. Cogidas de la mano y haciendo gala de la enorme complicidad que tienen, sortearon a decenas de personas hasta que se encontraron con un grupo de amigos. Juntas abandonaron el palau en el mismo coche poniendo rumbo a un lugar mucho más íntimo lejos de miradas indiscretas.

La nueva vida de Iñaki Urdangarin tras el final definitivo de su condena

El reencuentro entre Cristina y Claire ha coincidido con el final de la condena de cinco años y diez meses de cárcel a Iñaki Urdangarin. Una libertad que, unido a su divorcio de la infanta, trae consigo una larga lista de consecuencias. El exduque de Palma ya no contará con la protección de escoltas a excepción de cuando esté con sus hijos. Además, no cuenta con ninguna compensación económica, por lo que su alto nivel de vida se verá afectado de manera inevitable. 

Sea como fuere, el deseo de Iñaki es llevar una vida tranquila lejos de los focos. Un día a día en el que Ainhoa Armentia se ha convertido en un pilar fundamental para él, y con quien estaría sopesando volver a pasar por el altar. 

La reina Sofía recibe el alta tras cuatro días ingresada en el hospital

Al mismo tiempo que la infanta Cristina era pillada con la madre de Iñaki Urdangarin en Barcelona, la reina Sofía recibía el alta hospitalaria tras cuatro días ingresada a consecuencia de una infección urinaria. Pasadas las 18.30 horas, la madre de Felipe VI abandonaba la Clínica Ruber Internacional por su propio pie. Muy sonriente y contenta de volver a casa, reveló que se encuentra "como nueva"

Ha llamado la atención que encontrándose en España, la infanta Cristina no se haya trasladado hasta Madrid para visitar a su madre como sí han hecho sus hermanos. Quien sabe si la que fuera duquesa de Palma aprovecha el alta hospitalaria para verla en casa de una forma más íntima. 

Loading...