Cuando alguien entra a formar parte de una familia real son muchas las cuestiones que tiene aprender. La mayoría relacionadas con el protocolo. Si además vas a ser la mujer del heredero a la corona de una de las familias reales europeas más importantes, el aprendizaje es mayor si cabe. Que se lo digan a Kate Middleton. Cuando comenzó a salir con el príncipe Guillermo, él le dejó claro que si su noviazgo seguía adelante, ella iba a tener que cambiar algunas cosas, entre ellas una muy llamativa. Uno de los cambios que tuvo que llevar a cabo la duquesa de Cambridge fue el de su acento.

Artículo relacionado

Una de sus amigas de la escuela ha desvelado que cuando asistían juntas a clase Kate Middleton no hablaba igual que cuando hizo su primera aparición en televisión junto al príncipe Guillermo. Esta mujer ha contado que le sorprendió ver que la duquesa de Cambridge cambió su acento por uno mucho más fino en el que pronunciaba todas las letras a la perfección. Se trata de un inglés muy perfecto que se asocia, entre otras personas, a las relacionadas con la familia real. Por eso era un requisito indispensable de Isabel II para que Kate y Guillermo pudieran casarse.Fue la propia reina la que se encargó de supervisar las mejoras de la por entonces novia de su nieto.

Kate Middleton tuvo que cambiar su acento

Además de cambiar su acento, Kate tuvo que estudiar sobre otras cuestiones relacionadas con el protocolo de los Windsor como la forma de sentarse, la manera de hacer las reverencias, a qué personas debe dirigirse de una u otra manera, cómo hay que comportarse durante una comida o cena oficial o de qué forma tiene que subirse a un carruaje. Mucha información y poco tiempo para asimilar muchos cambios. La duquesa de Cambridge sorprendió a todos, también a Isabel II, con su rápida adaptación.