Ha sido una de las anécdotas más variopintas del Palacio de Kensington, y más por haber sido protagonizada por la cantante Camila Cabello. La también compositora cubano-estadounidense asumía un reto propuesto por la BBC Radio 1 y, sin que se le pusiera nada por delante, se puso a ello. Las consecuencias vinieron después, y tuvo que disculparse por ello.

Artículo relacionado

"Lo siento, Guillermo. Lo siento, Kate", confesaba Camilar Cabello en directo para conseguir el perdón de los duques de Cambridge tras haber robado de Palacio un lápiz. La cantante le explicaba al locutor Greg James de BBC Radio 1 cómo a pesar de las advertencias de su madre lograba consumar su prueba durante una visita a los duques. "Mi madre estaba en plan no, no, tenemos que devolverlo". El reto, que no era sencillo y en el que ponía en juego su valentía, no fue rechazado por la artista.

Camila Cabello
Gtres

Lo que no imaginaba Camila era la respuesta que iba a recibir de Guillermo y Kate después de hacer públicas sus disculpas. La emisora de radio compartió a través de redes sociales un fragmento de la entrevista con sus seguidores con el mensaje: "Lo siento, Guillermo. Lo siento, Kate. Greg James tal vez haya metido en problemas con Palacio a Camila Cabello". Un mensaje que la cuenta oficial de Kensington no tardó en contestar.

Para ello, el perfil de los duques de Cambridge utilizó un emoticono con los ojos abiertos y en señal alerta, dando a entender que les habían "pillado" el pequeño "robo". Sin duda, una inesperada y divertida contestación por parte del príncipe Guillermo y su esposa que ha desatado las risas de los fans del programa y con la que, además, se han mostrado muy cercanos gracias a su sano sentido del humor.

De nuevo Greg James protagoniza una anécdota en la que involucra a los duques de Cambridge. Durante el primer día de colegio de Charlotte, el locutor mostraba su extrañeza en tono jocoso después de que la niña le diese la mano a su profesora. Días más tarde, asistió a un evento en Kensington y para su sorpresa tenía dos oyentes "reales" que le pedían explicaciones. "Hemos escuchado lo que has dicho sobre el primer día de la pequeña Charlotte y queremos hablar contigo sobre el asunto de dar la mano", una pequeña "regañina" que quedó como una anécdota más en Palacio.