La muerte de Diana de Gales, el 31 de agosto de 1997, supuso un durísimo golpe para la Realeza de Europa, así como para la ciudadanía de Inglaterra. Pero, sin lugar a dudas, fueron los por entonces pequeños Guillermo y Harry los que más lloraron la noticia del fatal accidente que sufrió en el interior del Puente del Almá de París (Francia). Junto a ella, falleció también su pareja Dodi Al-Fayed.

Artículo relacionado

Desde entonces han pasado 23 años en los que sus hijos continúan rindiendo homenaje a una de las mujeres más icónicas de Europa. Como cada año, el duque de Sussex y el duque de Cambridge han emitido un comunicado en el que anuncian uno de los actos que llevan más tiempo esperando y en el que continuarán alimentando el recuerdo de su madre. Se trata de la instalación de una estatua dedicada a Lady Di.

Diana de Gales
Gtres

Casada con el príncipe Carlos en la Catedral de St Paul de Londres el 29 de julio de 1981, Lady Di vivió un "amor a tres" con Camilla Parker Bowles, de quien su marido estuvo siempre enamorado. Como ella siempre quiso, la responsabilidad social que ejerció siendo princesa de Gales continúa hoy activa a través de diferentes organizaciones benéficas y proyectos para ayudar a los necesitados, tal y como informan desde The Royal Family.

Su muerte continúa siendo un misterio que ha originado multitud de conjeturas, entre las que también se baraja un posible asesinato. Sin embargo, ninguna de esas teorías se ha confirmado nunca. Fue en París, dentro del Túnel de l'Alma, donde tuvo lugar el accidente en el que también fallecieron Dodi Al-Fayed y el conductor del automóvil, Henri Paul. Solamente sobrevivió el guardaespaldas de Dodi, el único que llevaba el cinturón de seguridad.

Diana de Gales
Gtres

Diana de Gales no falleció en el acto, por lo que fue trasladada al hospital La Pitie Salpetriere, donde le practicaron una cirugía durante dos horas. Fue declarada muerta a las 03:00 horas. La noticia conmocionaba al mundo entero, y sus hijos Guillermo y Harry se sumieron en una profunda tristeza que a día de hoy aún continúan arrastrando.

Recientemente, el menor de los hermanos reconocía en una entrevista para el documental Diana, Our Mother: Her Life and Legacy el dolor que arrastra desde aquel 31 de agosto. Un dolor producido no solo por el inesperado y trágico fallecimiento de la princesa, sino porque su última conversación telefónica con ella fue tan breve y anodina que se ha estado arrepintiendo el resto de su vida.