El deporte a nivel internacional ha visto cómo la mayoría de las competiciones han sido suspendidas debido a la crisis del coronavirus. Pablo Urdangarin, el segundo hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, milita en un equipo de balonmano francés. El nieto de don Juan Carlos y doña Sofía juega en el filial del HBC Nantes desde septiembre del año pasado. Pero desde la liga que disputa han tomado la decisión de suspender todos los partidos hasta nuevo aviso. De esta forma Pablo Urdangarin ha visto cómo la temporada ha terminado para él. De momento no hay fecha de regreso para que el joven vuelva a la pista donde sigue los pasos de su padre en este deporte.

Artículo relacionado

El hermano de Juan, Miguel e Irene Urdangarin es uno de los más discretos de la familia. Apenas hace apariciones en público y siempre ha tenido muy claro que su objetivo era llegar lejos en el mundo del balonmano. El año pasado jugó en el TSV Hannover y esta temporada no dudó en mudarse a Nantes para dar un paso más en su carrera. Ahora que la competición ha quedado aparcada surge una duda en torno al sobrino de Felipe VI… ¿Dónde se encuentra pasando el confinamiento?

Pablo Urdangarin, Iñaki, Cristina y abuela

Se desconoce si el joven de diecinueve años permanece en Nantes, lugar en el que reside habitualmente, o si ha viajado a otro lugar para pasar estos días de aislamiento. Su madre se encuentra en su casa de Suiza junto a sus hermanos pequeños Miguel e Irene. Y todo apunta a que su hermano mayor, Juan Urdangarin, está en Madrid, ciudad a la que se trasladó a vivir hace unos meses. Así que Pablo tiene varias opciones, o permanecer en Nantes o haberse trasladado a alguno de los lugares en los que vive su familia. Mientras, su padre Iñaki Urdangarin permanece en la prisión de Brieva sin poder disfrutar de visitas ni permisos penitenciarios mientras dure el estado de alarma.