Charlene de Mónaco ha vivido esta semana uno de los momentos que más había esperado en los últimos tres meses: el reencuentro con su marido, Alberto de Mónaco y sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella. Sin embargo, todo lo bueno acaba y, tras pasar unas jornadas de lo más emotivas, el príncipe y los pequeños ya han regresado a casa.

Artículo relacionado

Según ha adelantado el diario The Bild, Alberto de Mónaco y los mellizos Jacques y Gabriella han llegado al principado de Mónaco durante la noche de este pasado jueves 26 de agosto, solo un día después de que Charlene compartiera en su cuenta de Instagram las bonitas imágenes junto al resto de su familia en Sudáfrica.

Alberto y Charlene de Mónaco
Instagram HSH Princess Charlene

Tal y como ha publicado el mencionado periódico, el príncipe y sus hijos aterrizaron en el helipuerto de Mónaco, ubicado en el distrito de Fontvieille en un helicóptero de color negro. Junto a ellos, eso sí, no viajaba Charlene de Mónaco, quien tendrá que permanecer en Sudáfrica hasta estar totalmente recuperada de la infección ORL, que afecta a las vías respiratorias y a los oídos.

La princesa Charlene lleva desde el pasado mes de mayo en Sudáfrica debido a esta infección que, por el momento, no le permite volar y la ha obligado a pasar en dos ocasiones por el quirófano. Un tiempo que la mujer de Alberto de Mónaco ha vivido distanciada de su marido y sus hijos.

Artículo relacionado

No obstante, tras tres meses sin verlos, Charlene se ha podido reencontrar con Alberto de Mónaco y los mellizos esta misma semana en Sudáfrica, tal y como ha mostrado ella en las redes sociales. Unas imágenes con las que, además, la princesa ha intentado acabar con todos los constantes rumores de crisis en su matrimonio. Eso sí, tras estos días juntos, la familia ha tenido que volver a separarse.