Más que envidiable podría parecer el destino que don Juan Carlos ha escogido como primera parada tras su marcha de España. El rey emérito, que viajaba este domingo a Portugal, cogía un vuelo desde el país luso para aterrizar en República Dominicana, donde permanece instalado en un lujoso complejo.

Artículo relacionado

Sin embargo, todo apunta a que este paraíso caribeño será únicamente un "paréntesis" veraniego, lejos de convertirse en el objetivo final del retiro del esposo de la reina Sofía. Tal y como han apuntado fuentes cercanas a la Fundación Aga Khan al portal Informalia, Juan Carlos se instalará en Suiza donde aún se están ultimando la habilitación de su residencia.

Juan Carlos y Aga Khan

La información no puede tener más sentido. En Suiza el padre de Felipe VI contará con muchas ventajas que no encontraría en República Dominicana. La primera de todas es la cercanía con España (hay dos horas de avión entre Ginebra y Madrid), para sus visitas personales y en caso de que don Juan Carlos tenga que volar a España si la Justicia española lo requiere.

También Suiza cuenta con los mejores médicos y centros sanitarios del mundo, un dato importante teniendo en cuenta la delicada salud que lleva a sus espaldas el rey emérito. Allí podrá someterse sin problema a todas las pruebas e intervenciones que fueran necesarias.

Juan Carlos y Cristina

Otro punto a favor del nuevo destino es el lugar de residencia de la infanta Cristina y sus hijos. Por supuesto que estar cerca de parte de la familia aliviará y ayudará a don Juan Carlos en todo momento, y facilitará las reuniones familiares durante las posibles visitas de la reina Sofía y la infanta Elena. A pesar de que siempre ha sido la mayor de sus tres hijos la considerada como su "ojito derecho", no cabe duda de que Cristina se convertirá ahora en el mejor de sus apoyos.

Todo ello se llevará a cabo gracias al amparo ofrecido por el Aga Khan IV, Imán de los musulmanes chiitas ismaelíes nizaríes y gran amigo del rey Juan Carlos desde hace muchos años. Cabe recordar que fue él quien se convertía en el "padrino" de la infanta Cristina cuando esta decidía irse a vivir fuera de España. Fue en la fundación del mandatario donde la hija menor de la reina Sofía encontraba además su vía de escape laboral.

Rey Juan Carlos

En cuanto a la manutención del exsoberano, tal y como han calculado las fuentes de The New York Times y Forbes, Juan Carlos no debería tener problemas para mantener el alto nivel de vida que ha tenido hasta el momento. Se estima que su fortuna podría alcanzar los 1.700 millones de euros, además de contar con el amparo de Shah Karīm al-Ḥussayni (el Aga Khan IV) y otros íntimos y poderosos amigos que permanecen fielmente a su lado tras las diferentes polémicas que le han venido señalando durante los últimos meses.