Y se hizo realidad. El 2019 quedará en el recuerdo como el año del reencuentro de los Borbón con los Grimaldi escenificado en el abrazo que el rey Felipe y Alberto II de Mónaco se dieron el pasado 2 de diciembre en la recepción a los jefes de estado en la Cumbre del Clima. Un gesto del que hay detrás muchos más sentimientos de los que parecen y que pondría muy felices a dos de las amigas más amigas de la realeza europea: la reina Victoria Eugenia y Grace Kelly.

Artículo relacionado

Aunque son medio familia y ahijados de la misma madrina, la reina Victoria Eugenia, Felipe VI y el príncipe monegasco mantenían una relación bastante fría y distante -que se evidenció de forma muy llamativa en el 'plantón' de la familia real española al príncipe monegasco en su boda con Charlene Wittstock- desde 2005 cuando una pregunta del soberano de Mónaco, desde su papel en el COI, sobre la seguridad en España alejaron a Madrid de su sueño olímpico del 2012.

Desde entonces, han ido poco a poco en sus relaciones hasta este 2019 cuando el rey Felipe y el príncipe Alberto han enterrado sus diferencias. Alberto II abrazó a Felipe VI y dio dos besos a doña Letizia, 'saltándose' el protocolo, para saludarlos de forma muy espontánea en la Cumbre del Clima, siendo este su segundo encuentro en lo que va de año.

Familia Real española y Alberto de Mónaco
Gtres

La familia real española y la monegasca siempre han mantenido un lazo especial en homenaje a la princesa Gracia y la reina Victoria Eugenia de España, que a pesar de diferenciarles más de 4 décadas fueron grandes e íntimas amigas. Las dos consortes, Victoria Eugenia tendió su mano a la actriz convertida en flamante princesa cuando todo el mundo se echó las manos a la cabeza por su entrada en la realeza a pesar de ser plebeya. Una estrecha amistad y un cariño que las nuevas generaciones de ambas familias fueron cuidando hasta que todo se fue a 'pique'.

Pero esto parece ya cosa del pasado y tanto Felipe como Alberto dejan ver abiertamente su reconciliación reflejada en un abrazo que ha dado la vuelta al mundo y que pinta una línea en sus relaciones con un guiño a las mujeres que marcaron la historia de sus familias.

Alberto de Mónaco con Felipe y Letizia
Gtres