Tienen dinero, mucho, y no les importa gastarlo en sus caprichos. Los famosos tienen todo lo que pueden desear, y es que con solo deletrear los 16 números de su tarjeta de crédito, pueden tener el paraíso a su alcance: la casa más maravillosa, chupetes de platino y diamantes, cerrar un restaurante, un museo o la planta entera de un hospital, hasta reservar para viajar al espacio… Estos son solo algunos de los privilegios que sus inmensas fortunas pueden permitir, y sin despeinarse ni un poco.

Artículo relacionado

Las celebs más conocidas tienen unos gustos de lo más peculiares. Quieren que sus viajes sean tan espectaculares que no escatiman en gastos, llegando incluso a conseguir que cierren para ellos un museo entero para visitarlo en la compañía de los suyos, como hizo Beyoncé, que se fotografió junto a Jay Z en compañía de la Mona Lisa. Otro capricho peculiar digno de Ebenezer Scrooge en sus mejores tiempos fue el que tuvieron los Beckham, que contrataron un mayordomo únicamente para que abriera sus regalos de Navidad.

Pero esto no es nada. Y es que muchos otros famosos han mostrado a todos sus seguidores sus costosos caprichos en sus redes sociales. ¿Será que compiten entre ellos para ver quién logra conseguir las cosas más inalcanzables?