Este lunes 9 de septiembre, aparecía Camilo Blanes Ornelas totalmente devastado y en shock tras darle su último adiós a su padre. Repuesto de las muchas emociones de los últimos días, el joven ha dado un golpe sobre la mesa como heredero universal de Camilo Sesto.

Este martes 'Camilín' se ha presentado en la mansión de Torrelodones donde vivía su padre y que ahora, tras su fallecimiento por un fallo renal a los 72 años, pasaría a sus manos. Teniendo en cuenta la historia familiar tan complicada que carga a sus espaldas con 36 años, se intuye una herencia controvertida. El joven ha llegado acompañado de su madre, Lourdes Ornelas, que aterrizaba un día después que él en Madrid.

Artículo relacionado

Camilo Blanes Ornelas, de 36 años, mantenía desde hacía años una relación complicada con su padre. El hijo de Camilo vive desde hace años en México, alejado de su padre, y dando señales del abismo que les mantenía separados.

Desde 'Ya es mediodía' se han hecho eco del movimiento de Camilo Sesto hijo y la duda que planea sobre él es si le dejarán entrar. En las imágenes del momento, se le puede ver bajando del coche, con rostro cansado, pero más calmado y con un gesto más seguro, de poner la situación bajo su control.

El intérprete de 'El amor de mi vida' vivía aislado del mundo y de todos en este impresionante inmueble de 450 metros cuadrados. El distanciamiento de Camilo con su hijo está marcado por las diferentes versiones que han mantenido siempre el cantante y Lourdes Ornelas sobre su custodia, y por la mala relación de madre e hijo con su mano derecha, Cristobal Hueto, que ha sido uno de los responsables de organizar su funera y, más importante, parte de su economía y sus empresas. De ahí que puedan generarse tensiones alrededor de la herencia de Camilo, en la que también figura una casa en Las Rozas y dos empresas dedicada al negocio musical.