Felicísima

¡Boda confirmada! Eugenia Martínez de Irujo: "Muchas gracias a todos por AMBAS felicitaciones"

Los dos enamorados han pasado el cumpleaños de ella en Las Vegas

Eugenia Martínez de Irujo
1 / 12

1 / 12

Eugenia martinez de irujo 10. Ella confirma que ha habido boda

2 / 12

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 10.16.05. ¡Estalla la bomba!

3 / 12

Eugenia martinez de irujo 11. Todo empezó por esta foto

4 / 12

Eugenia martinez de irujo. Doble celebración

5 / 12

Eugenia martinez de irujo 2. La primera boda de Eugenia

6 / 12

Eugenia martinez de irujo 6. Nada que ver

7 / 12

Eugenia martinez de irujo 1. El 'bodorrio' de los 90

8 / 12

Eugenia martinez de irujo 12. Dos mujeres que se ponen el mundo por montera

9 / 12

Eugenia martinez de irujo 4. Amar sin cortapisas

10 / 12

Eugenia martinez de irujo 13. De post-boda

11 / 12

Eugenia martinez de irujo 5. Narcís, muy integrado

Más Sobre...

Bodas famosos Casa de Alba

28 de noviembre de 2017, 10:35 | Actualizado a

Felicitaciones, ¡y por partida doble! Y es que Eugenia Martínez de Irujo ha entrado en los 49 años con boda incluida. Los primeros rumores arrancaron cuando la hija de la Duquesa de Alba subió a redes una foto de ella disfrazada de Marilyn en Las Vegas y su chico, Narcís Rebollo, de Elvis. ¿Se habían casado en una boda loca? Acabamos de salir de dudas, y ha sido ella quien lo ha aclarado.

Relacionado con esta noticia

“Una amiga a la que adoro me ha enviado esta foto, y me ha parecido la mejor para daros las GRACIAS a TODOS por todas vuestras felicitaciones!!!”, y agarraos porque aquí llega lo importante: “Ambas felicitaciones!!!!”. BOOM ¿Alguien necesita un croquis? Con tan poco, Eugenia ha confirmado algo MUY grande, que no solo ha cumplido años sino que lo ha hecho convertida en alguien casado.

Esta vez no ha habido coronas tamaño familiar, ni mantillas, ni catedrales, como sí que las hubo en su primera boda, la que celebró en 1998 junto con Fran Rivera. Han pasado casi 20 años de aquel ‘sí, quiero’ para que una ‘duquesita’ menos encorsetada, que sabe lo que quiere, más divertida y gamberra se atreva de nuevo a dar tamaño paso. Nos alegra que haya sido de esta manera porque no puede ser más diferente de la primera. Ahora no hay posados, solo hay risas. No hay protocolos, solo locura. Ni familias que agradar, solo dos personas enamoradas ¡qué chaladura tan genial!

Con gestos como esta boda improvisada en pleno viaje por la costa oeste estadounidense, la madre de Tana nos demuestra que cada día se parece más a su madre. Cayetana descubrió que solo haciendo lo que ella verdaderamente quería podía ser feliz, y así hizo. Se puso el mundo por montera, amó a quien quiso y lo hizo a su manera. Como ahora está haciendo su hija. Lo que Eugenia aprendió de su madre es la herencia que más feliz la hará.

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?