En la nueva entrega de 'Inside Laura', su 'reality' para el canal de vídeos Mtmad, Laura Matamoros le ha sacado partido a uno de los antojos que le han aparecido desde que espera su primer hijo. La finalista de 'Supervivientes' ha querido saciar las ganas de uno de sus platos japoneses favoritos y, de paso, impresionar a su chico, Benji, con quien se convertirá en mamá el próximo abril.

Artículo relacionado

Si a Laura le enloquece el sushi, desde que está embarazada, se han multiplicado por infinito sus ganas. La hija de Kiko Matamoros ha querido ponerse un reto y se ha metido en la cocina del restaurante de Benji, el Noname Bar (Madrid), para aprender tan elaboradísimo manjar. Y no se ha puesto como meta hacer uno de los fáciles, sino un uramaki de cangrejo. Por suerte, ha contado con la inestimable ayuda de uno de los cocineros del local y, definitivamente, no le ha salido nada mal. De hecho, tenía una pinta buenísima y se ha parecido bastante al que ha hecho junto a ella su 'maestro'.

Pero, ¿pasaría la prueba de conquistar el estómago y el ojo clínico de Benji? Orgullosa después de estar aplastando arroz, colocar los ingredientes primorosamente dentro de las algas y emplatar como una auténtica 'MasterChef', Laura le ha plantado su 'obra' en sus narices y, como un marchante de arte, el joven empresario se ha puesto a analizar al milímetro y con la linterna de su móvil el uramaki de su chica y a intentarlo diferenciar del que ha realizado su colega de cocina. Benji lo ha tenido claro enseguida: el de Laura no estaba nada mal, pero los granos de arroz de su rollito no estaban tan compactos. ¿Y de sabor? Eso sí, estupendo. Matamoros no solo le ha robado el corazón, sino también se lo ha acabado ganando por el estómago y se ha llevado un 10 de Benji, además de un beso.