Belén Esteban entró en directo en 'Sálvame diario' para aclarar una información que había dado Toño Sanchís y Alessandro Lequio, según la cual la madre de Miguel Marcos –novio de la de Paracuellos– trabaja en la gestoria con la que Belén ha 'empapelado' a Toño. La colaboradora estaba indignada. "¿Qué pasa, ahora hemos de sacar a los padres de Miguel? A este señor que me debe 600.000 euros [Toño] no le pienso contestar, pero a Lequio sí. Si tengo algún negocio con mi suegra, que sean valientes y que lo digan", dijo Belén.

Artículo relacionado

"La madre de Miguel trabaja de limpiadora en un centro educativo de Paracuellos del Jarama", aclaró Belén, desmintiendo la información ofrecida por Toño y Lequio en el magacine de la mañana.

"Estoy agotada. ¿Puede este señor [Toño] dejarme en paz y pagarme lo que me debe? Y que deje en paz a mi suegra. ¿Qué es lo que quieren dar a entender?", se indignaba Belén.

Para rematar su intervención, Belén pidió que dejaran en paz a la madre de Miguel, que es una persona anónima. "Los que piden respeto para sus hijos, ¡qué vergüenza!... ¿Hablo yo de la suegra de Lequio? Ni sé lo que hace ni me importa".