Todas las apuestas le otorgaban el micrófono de cristal y no se equivocaban. El holandés Duncan Laurance y la canción 'Arcade' han conquistado a Europa erigiéndose como flamante ganador de la 64 edición de Eurovisión.

Muy lejos del ritmo y la excentricidad que suele hacerse con el primero en el certamen de canciones europeo, la balada con la que Países Bajos ha ganado es intimista y de lo más sentida. En cuanto a la puesta en escena más de lo mismo, sin parafernalias ni vestuarios imposibles.

Artículo relacionado

Voz y mensaje. Ducan Laurence se metió el público en el bolsillo. Como si de un gran concierto suyo se tratase, todo el público cantó el estribillo de 'Arcade' al unísono.

Los países se volcaron en sus puntuaciones otorgándole los 492 puntos que le han valido la victoria, 432 puntos más que a "La Venda", la canción española interpretada por Miki. La final ha estado hasta el último momento muy reñida entre Holanda y Suecia.