Es una de las actrices más prestigiosas y reclamadas del momento. Tiene estilo, clase, elegancia, despierta pasiones en las alfombras rojas y ha conseguido formar una de las familias más envidiadas del mundo. Pero Angelina Jolie, es mucho más que una cara bonita. Y es que, si por algo se caracteriza la actriz, es por su labor filantrópica y humanitaria.

Artículo relacionado

Embajadora en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el papel de Angelina a nivel internacional cumple una labor fundamental. La actriz, cuya labor es la de actuar en diversos lugares del mundo en los que se vive en situación de emergencia, ahora, seguirá luchando por las injusticias, la discriminación y los derechos de las mujeres y hombres desde otra perspectiva muy diferente, las clases de la Universidad.

Y es que la actriz, empezará dentro de poco a impartir clases en la LSE, (London School of Economics), en un máster del Centro para las Mujeres, la Paz y la Seguridad. Angelina, espera con este nuevo papel, poder “enseñar y aprender de los estudiantes”, así como compartir con ellos sus “experiencias al trabajar junto con gobiernos y las Naciones Unidas”.

Viendo los discursos que ha dado, y su filantropía, no ponemos en duda, ni por un momento, la capacidad de la actriz para la docencia, sin embargo, nos viene a la mente casos de otros famosos que han recibido reconocimientos honoris causa sin haber tenido que pasar por los trámites necesarios para obtenerlos, sino más bien por su recorrido y sus especiales méritos.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado