Para Anabel Pantoja, su regreso a la península tras varios meses sin salir de Canarias ha sido de todo menos fácil. Muchas visicitudes y muchos temas pendientes para Anabel Pantoja, que se siente más cuestionada que nunca en su trabajo y que peligrar sus ingresos económicos al margen de la televisión.

Por un lado, Anabel ha tenido que enfrentarse estos días a la complicada situación creada por su primo, Kiko Rivera, en el enfrentamiento con su madre, Isabel Pantoja. La guerra en Cantora ponía a Anabel Pantoja en una difícil situación, pues no quería posicionarse hacia ninguno de los bandos, lo que ha sido duramente criticado por sus compañeros de 'Sálvame'. Por otra parte, la vuelta también a un plató que no pisaba desde hacía meses, coincidió con la inmensa nevada provocada por Filomena que colapsó Madrid.

Artículo recomendado

Omar Sánchez, novio de Anabel Pantoja, lo da todo para apoyar públicamente a Kiko Rivera

Omar Sánchez, novio de Anabel Pantoja, lo da todo para apoyar públicamente a Kiko Rivera

Pese a todo, Anabel Pantoja llegó a 'Sálvame' con ganas de darlo todo, pero se llevó más de un disgusto, como que Canales Rivera insinuara que estaba embarazada. Ella que venía del rico calorcito de Canarias, toparse con temperaturas de menos 10 grados, nieve y hielo, ha sido bastante duro. Encima, tuvo que emular el desnudo de Cristina Pedroche en la nieve y el resultado cosechó duros comentarios de compañeros de cadena, como Ana Rosa Quintana. Y por si todo esto no fuera suficiente, supimos del último desencuentro con Belén Esteban, así como del apoyo de Rosalía a la colección de joyas de Belén, en detrimento de la suya. Dos palos más que se ha llevado en los últimos días.

Pero no todo ha sido terribe para Anabel, que antes de ir a Madrid pasó primero por Sevilla, donde se reunió con Kiko Rivera e Irene Rosales, y el Puerto de Santa María, donde visitó a su prima Isa Pantoja. También tuvo tiempo de ir a Cantora a visitar a su tita Isabel Pantoja, pero, según explicó en 'Sálvame' no hablaron del conflicto familiar, sino de sus cosas y se dedicaron a ver series.

"Estoy tranquila porque dentro de lo malo, está todo bien. Mi visita le hizo feliz, quiero creerlo y además, aunque no os lo creáis, hemos hablado de nuestras cosas, nada del conflicto. Evité el tema", comentó Anabel, unos argumentos que no convencieron en absoluto a sus compañeros.

Pasados los días más complicados, Anabel tomó el avión y regresó a Grancanaria, donde vive con su novio, Omar Sánchez. "Pues sí, jamás podía pensar echar en falta tanto un archipiélago. Soy casi millonaria, por poder vivir al lado del mar, en un pueblo tan bonito y con gente tan sana. Solo un asadero y 3 Tropicales y un rayo de 🌞 lo firmo para toda la VIDA", escribió Anabel en sus redes sociales. Omar no tardó en responder: "Creo que me echas de menos a mí, no a la isla 😂😂😍". Eso es amor del bueno.

Anabel  Pantoja

Anabel, desde el avión, a punto de aterrizar en Gran Canaria.

Instagram @anabelpantoja00