Aún con el dolor por el reciente fallecimiento de su padre, Ana Obregón ha sacado fuerzas de flaqueza para felicitar a su gran amigo Julio Iglesias por su 79 cumpleaños. En un tierno mensaje que Ana Obregón ha compartido en su cuenta de Instagram, la actriz y presentadora se muestra agradecida por figurar entre sus amistades y, sobre todo, por el cariño con el que el cantante siempre trató a sus padres, Antonio García Fernández y Ana Obregón Navarro.

Artículo recomendado

Ana Obregón, devastada, acude al funeral de su padre arropada por su íntimo amigo Ra

Ana Obregón, devastada, acude al funeral de su padre arropada por su íntimo amigo Ra
Ana Obregón y Julio Iglesias
Instagram @ana_obregon_oficial

"Querido Julio. Muchísimas felicidades!!!! Qué honor ser la amiga del artista vivo qué más copias ha vendido en el mundo: 300 millones. Gracias por llevar el nombre de España a través de tu música eterna a millones de corazones en todo el mundo. Gracias por cuidar de mí siempre, cuando la vida era preciosa en Los Ángeles y en estos años difíciles en los que has estado a mi lado a pesar de la distancia. Disfruta este día con tu maravillosa mujer y tus hijos. Sabes que mis padres te adoraban 🙏🏽 y que yo te quiero y admiro, amigo del alma. ❤️", ha escrito Ana.

La amistad de Ana y Julio se remonta a hace cuarenta años, cuando ambos vivían en Los Ángeles. Posiblemente, aunque ellos nunca lo hicieron público, vivieron una algo más que bonita amistad, tal y como reveló Enrique Iglesias a principios de los 2000, en una entrevista en 'La noche con Fuentes y cía', presentado por Manel Fuentes. En aquella ocasión, Enrique, a la hora de hablar de 'las novias de papá', hizo referencia a Ana Obregón y a cuando esta se bañaba en la piscina de su casa. Según Enrique, a él y su hermano Julio José, que entonces eran unos niños, se les iban los ojos al ver a una Ana veinteañera en biquini.

Ana atraviesa una época muy dura, pues en 28 meses ha perdido a las personas que más quería, su hijo Álex, y sus dos padres. Sus hermanos y hermanas la arropan en todo momento, así como sus amigos más íntimos. Recordar la amistad de sus padres con Julio seguro que ha sido un pequeño bálsamo para aliviar su tristeza.