Alma Bollo está viviendo unos meses de muchas emociones. Además de su ya más que evidente embarazo, la joven también ha tenido que hacer frente a una mudanza y a sus estudios universitarios. Una situación que ha hecho que la hija de Raquel Bollo viva algunos episodios de gran agobio.

Artículo relacionado

Tal y como ella misma ha explicado a través de su cuenta de Instagram, los exámenes de universidad, unidos a los cambios que ha experimentado en su cuerpo, han terminando agobiando (y mucho) a Alma Bollo.

Alma Bollo

“Estoy en un descansillo de mi estudio y os quiero contar una cosa que me está pasando, para que no lo hagáis. Si alguna vez vais a probaros ropa, os sentís gorda, no recurráis a esto”, ha comenzado a explicar la joven. Tras esto, ha mostrado un montón de ropa en el suelo, la cual había tirado ella misma porque no le quedaba bien.

Tras su experiencia, Alma ha querido dar un consejo a todos sus seguidores. “Daos contra una pared o llorad, pero no coloquéis los armarios, porque he tirado toda la ropa porque no me vale y ahora veo que la tengo que volver a colocar. Soy mongola”, ha sentenciado la joven.

Alma Bollo

Eso sí, la hija de Raquel Bollo ha explicado que a pesar de todo ha tenido suerte porque todavía tiene la mitad de sus pertenencias en cajas tras la mudanza. Si hubiera estado todo colocado, el lío habría sido todo mucho peor.

Apoyada por su madre

Alma Bollo está viviendo un bonito momento debido a su embarazo. La espera del bebé ha supuesto una auténtica revolución para la joven a todos los niveles. Un proceso en el que ha estado muy bien acompañada por su madre.

Artículo relacionado

Aunque en un principio no se lo tomó nada bien, Raquel Bollo está apoyando en todo momento a su hija.Te amo porque estás hecha de pedacitos de mí”, escribió la orgullosa madre hace poco en su cuenta de Instagram junto a una imagen en la que aparecía acariciándole la barriga a la joven.