Una triste noticia ha vuelto a sobrevolar la entereza de Álex Lequio. El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio ha tenido que ser ingresado de nuevo en un centro hospitalario. El joven, que ya se encontraba en una fase muy avanzada de su lucha contra el cáncer, ha compartido este bache y ha querido mandar un mensaje a todos sus seguidores. De hecho, Álex, lejos de preocuparse por sí mismo, ha puesto toda su entereza en el evento solidario al que ha tenido que renunciar...

Artículo relacionado

Las cosas no siempre salen como uno desearía. Álex Lequio, a quien veíamos casi totalmente recuperado del cáncer que padece, ha tenido que volver al hospital. Pese a que ha enviado un tranquilizador mensaje a sus seguidores asegurando que no se trata de nada grave, él y su familia saben que no se puede bajar la guardia en ningún momento. La última vez que 'pasó por boxes' fue el pasado mes de abril. Álex ha compartido en sus redes sociales una imagen de él tumbado en la cama del hospital. Para el hijo de Ana Obregón, que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, lo peor no es lo que le pase a él, sino que por culpa de esta 'incidencia' no va a poder asistir a un evento benéfico que su empresa había preparado con toda la ilusión del mundo.

"Suelo ser la personificación de la alegría con patas cuando toca visita espontánea al hogar de las batas-blancas y maquinitas-que-no-se-callan pero hoy me da especial tristeza porque he colaborado con @polarmarketingroup en la maravillosa organización de un evento benéfico sin igual –la quinta colección de beauty art que organiza la clinica @smylife_es con la #FundacionPadreAngel– y no voy a poder ir 😢", explica Álex. "Sabéis que soy muy poco dramático cuando los contratiempos únicamente me conciernen a mi pero en esta ocasión me da mucha pena no poder estar apoyando físicamente porque el evento va de ayudar a otras personas".

Junto a Álex está, cómo no, su madre. Eso sí, aunque le quita gravedad a lo que le pasa, reconoce que lo suyo ha sido un "sustazo". "No es nada grave y mi familia está conmigo, pero me da pena y ya sabéis que cualquier susto cuando estás en la ‘zona de riesgo,’ es un sustazo y hay que hacérselo ver", dice Álex.