La visita de Ágatha Ruiz de la Prada a la casa que Bertín Osborne alquiló en Marbella para grabar 'Mi casa es la vuestra' llegó a su fin. La diseñadora compartió desayuno con Mariló Montero que, como buena periodista, no paró de preguntarle cosas. Y entre esas cosas, Mariló se interesó por las famosas y divertidas corbatas que Pedro J. Ramírez lució mientras estuvo junto a Ágatha. La diseñadora, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, no dejó pasar la ocasión para dedicarle una nueva pullita de las suyas a su ex.

La diseñadora comentó que esas corbatas se las ha quedado ella. "No se las di. Me dije, estas me las voy a quedar todas. Y, la verdad, a mí me da exactamente igual, pero eso [las corbatas] le ayudó muchísimo en su imagen", comentó. "¿Por qué crees que le ayudó?", preguntó Mariló. "Las corbatas le hicieron ir más divertido, con colores... Cuando le conocí iba fatalmente vestido, horriblemente vestido. Y la verdad es que ha vuelto a ir horriblemente vestido. Es curioso, como dice la gente, que la cabra siempre tira al monte", respondió Ágatha.

Artículo relacionado

Al margen de no querer preguntarse si Pedro J. la echa o no de menos, Ágatha se lamentó que en todo este tiempo en que estuvieron juntos, no se le pegara nada en cuestión de estilo a la hora de vestir. "Treinta años juntos y qué poco ha aprendido... Pero estoy orgullosa de lo que hice. Y lo volvería a hacer", comentó.

Y si Ágatha se tuvo que ir de la casa de Bertín en Marbella –también se fue Julio Iglesias jr.–, llegó otro invitado, Pocholo Martínez-Bordiú, y para la semana próxima ya han anunciando el desembarco de parte del equipo de 'Crónicas marcianas'. Habrá que verlo.